Cuando se desea bajar esos kilitos extra, es muy común recurrir a cualquier tipo de dieta con planes alimenticios bajos en grasas y adicional a esto incorporamos otros métodos prácticos para conseguir resultados inmediatos.

No estar bien informado sobre algunos alimentos o no conocer el efecto que algunos hábitos tienen sobre el organismo, puede llevar a seguir la dieta de forma incorrecta. Pero, ¡siempre estamos a tiempo de revertirlo! Y hoy te damos los siguientes tips:

  1. ¡No saltes las comidas!

Algunas personas confunden dieta con hacer menos comidas, y eso no es lo correcto. Para bajar de peso, lo recomendable es hacer de 4 a 5 comidas al día, ya que de este modo el metabolismo trabajará de forma continua, quemando más grasas.

  1. No todo es tan ligero como lo venden

Varias marcas se aprovechan de la ola fitness y en algunos casos buscan vender publicidad engañosa. No todos los alimentos son tan saludables como aparentan en la publicidad y a veces las personas tienden a comerlos más cuando creen que el alimento es “light”, por lo que te recomendamos siempre leer el contenido nutricional de sus etiquetas y siempre optar por aquellos que cumplan con tus necesidades saludables.

  1. El alcohol y la sal son enemigos

Por lo general cuando se comienza una dieta lo primero que se evita es todo aquello que contenga azúcares y grasas, pasando desapercibidos otros enemigos como el consumo de sal y alcohol, creyendo que limitándolo a solo “los fines de semana” no harán daño. ¡No hagas esfuerzos en vano! Evita todo lo que pueda causarte retención de líquidos.

  1. Hidrátate muy bien

Ingerir suficiente líquidos, especialmente agua, le permite a tu organismo eliminar toxinas. Pueden ser infusiones (con poco edulcorante), caldos o limonada. Lo ideal es beber 2 litros diarios.

  1. Evita los ayunos

El desayuno es importante para que el metabolismo comience a funcionar correctamente. Si lo saltamos, el cuerpo empieza a utilizar sus reservas de energía, pero luego lo que comas no se asimilará bien y puede convertirse en grasas.

  1. Ejercítate y duerme bien

La dieta siempre tiene que ir acompañada de ejercicios, porque es la única manera de quemar las grasas que ya existen en el cuerpo. Por otro lado dormir bien te ayudará a activar tu metabolismo, por lo que al no tener el descanso correcto, se traduce en un esfuerzo extra para el organismo, que además demandará más comida para sustituir la falta de energía.

(Visited 130 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon