Cuando hacemos alguna actividad física, nuestro cuerpo genera energía que a su vez genera calor; es decir, nuestra temperatura corporal aumenta. El problema es que para que todo funcione perfectamente es necesario que el organismo se mantenga a 36 grados centígrados. Por ello es que existe el sudor, un mecanismo que colabora en la pérdida de calor pues el agua que se elimina lo transporta y además facilita la refrigeración a través de la piel húmeda.

Al transpirar no solo regulamos la temperatura de nuestro cuerpo sino que eliminamos agua, minerales y toxinas. ¿Quieres saber qué es el sudor y cómo se produce? ¡Sigue leyendo!

Cada gota de sudor se compone principalmente de agua (de un 98 a 99%), amoniaco, urea y algunos electrolitos como el sodio, potasio, cloro y calcio. Por eso, aunque es un líquido incoloro, tiene un sabor ligeramente salado.

Se produce gracias a las glándulas sudoríparas ecrinas, las cuales se encuentran distribuidas por todo el cuerpo. Se calcula que tenemos de 2 a 5 millones de glándulas productoras de sudor, con un peso aproximado de 100 gramos. En palmas, plantas y axilas; hay una mayor concentración con 600 a 800 glándulas por cm2. Por ello es que sudamos más por las axilas, las manos y lo pies, por ejemplo.

¿Para qué sirve sudar?

Además de mantenernos en una temperatura normal, el sudor tiene otras funciones como:

  • La eliminación de ciertas sustancias a través de la piel (iones, metabolitos e incluso medicamentos).
  • Protegernos de infecciones, pues gracias a una proteína (demicidina) que segregan las glándulas sudoríparas se exterminan algunos microbios.
  • Hidratar la piel.
  • Eliminar sustancias de desecho que de quedarse dentro nos causarían varias enfermedades.

En condiciones normales, es decir, en reposo, sin realizar ningún tipo de esfuerzo físico, eliminamos diariamente entre ½ litro y un litro de sudor, aunque puede aumentar hasta 1.5 litros por hora cuando la temperatura ambiental es elevada. Al hacer ejercicio cardiovascular, secretamos hasta 2 litros de sudor y los deportistas considerados de élite pierden de 4 a 5 litros por hora. De ahí la importancia de mantenernos hidratados antes, durante y después de nuestras actividades.

Existen varios mitos sobre el sudor y aquí los vamos a desmentir:

  • Si sudo, ¿huelo mal?

Por extraño que te resulte, el sudor es inodoro, es decir, no tiene ningún olor. Si es así -te preguntarás-, ¿Por qué después de una sesión de ejercicio, huelo mal? Las responsables del mal olor cuando sudamos son las incontables bacterias que se encuentran en nuestra piel y que, se alimentan de nuestro sudor.

  • Sudar adelgaza

Falso. Sudar elimina agua y toxinas, pero no grasa. Lo único que puede eliminar los kilos de más es el ejercicio, por supuesto que entre más ejercicio hagas mayor será el sudor, pero ahora sabes que se trata de una reacción de tu cuerpo para mantener su temperatura.

  • Sudar es antihigiénico

Como ahora sabes, es un mecanismo totalmente normal, complejo y necesario para mantenernos vivos y no sobrecalentarnos, desafortunadamente las reglas sociales y la publicidad nos dicen que nunca hay que sudar. Sea como sea, nunca podrás evitar hacerlo, lo antihigiénico estaría en no bañarnos después de sudar.

Ahora que conoces los secretos del sudor y sus beneficios te invitamos a que te olvides de los prejuicios y empieces a sudar.

(Visited 112 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon