Hoy hablaremos del azúcar y de las diversas polémica que ha atravesado este alimento a lo largo de la historia, hablaremos también de ciertos mitos y verdades. ¿Qué son los azúcares? Se trata de carbohidratos, y por lo tanto son quienes brindan el combustible energético por excelencia que el organismo humano necesita: la glucosa.

Éste es el único tipo de combustible que puede usar el cerebro, de ahí la importancia de incluir, en su justa medida, azúcares en la alimentación diaria: un carbohidrato simple.

Algunos azúcares están presentes de forma natural en los alimentos (como las frutas o la leche) y en otros son agregados. En cualquier caso, nuestro cuerpo no distingue entre ambos por eso te enumeramos y mencionamos mitos y verdades que se han generado alrededor de este alimento.

1. El azúcar es un producto de origen natural: ¡Totalmente verdadero! El azúcar proviene de la caña de azúcar o de la remolacha. Difícilmente se podría consumir en su estado original, por lo cual necesita procesarse mínimamente para obtener el azúcar común de mesa (sacarosa).

2. La azúcar morena es más sana que la azúcar blanca: ¡Falso! La azúcar blanca y morena son sanas y naturales. Ambos tipos de azúcar tienen la misma cantidad de calorías. El escaso contenido en vitaminas y minerales de la azúcar morena provienen de la melaza, pero son prácticamente insignificantes. Según una investigación de consumo de dulces realizada este año por la Universidad de Lanús, una de cada dos personas cree en esta afirmación. Lo cierto es que el color marrón de la azúcar morena se debe a que quedan restos de melaza (jugo de caña con restos vegetales) adheridos al cristal de sacarosa.

3. Eliminar el consumo de azúcar evita enfermedades: ¡Falso de toda falsedad! Al igual que todos los alimentos, el azúcar debe ser consumido con moderación y en el contexto de una alimentación variada y equilibrada. No existen alimentos ni nutrientes culpables en sí mismos de provocar enfermedades, pero se deben evitar los excesos y llevar un estilo de vida activo para prevenir enfermedades como la obesidad y la diabetes. El riesgo para la salud es el exceso de consumo y no el producto.

4. Los deportistas también necesitan consumir azúcares: ¡Verdadero! Para los deportistas de alta competencia los azúcares son indispensables para recuperar su cuerpo tras el esfuerzo físico. Son necesarios tanto los azúcares complejos (pan, pastas, papa, arroz, etc.) como los azucares simples (bebidas isotónicas, jugos, frutas, etc.), distribuidos adecuadamente en las diferentes fases del ejercicio.

5. El azúcar tiene las mismas calorías que la grasa: ¡Falso, puro invento! La grasa tiene por gramo más del doble de calorías que el azúcar.

6. El azúcar engorda: ¡Falso! Lo que engorda, como todo, es un consumo excesivo de calorías totales provenientes de los tres macronutrientes: grasa, proteínas o carbohidratos, no sólo de aquellas que provienen del azúcar. El sobrepeso es un resultado de una interacción compleja que incluye la genética, el ambiente externo, el sedentarismo y la selección de alimentos.

7. El azúcar causa diabetes: ¡Falso también! Ni los carbohidratos en general ni el azúcar en particular causan diabetes. La diabetes es una enfermedad en la cual el organismo está incapacitado para utilizar el azúcar correctamente. Las causas son complejas y están generalmente asociadas a alguna otra enfermedad de base, al sobrepeso o incluso a la genética.

8. Es la causante de la hiperactividad en  los niños: ¡Falso! Si bien es cierto que tras un cumpleaños o alguna celebración que incluya cosas dulces, juegos, amigos y diversión los chicos vuelven a casa más “acelerados”, no hay evidencia científica al respecto. La hiperactividad está dada por las características de la celebración/evento y la interacción con sus pares; es decir, por el contexto en general que se crea alrededor del niño, pero no por los alimentos que consume.

9. Sin azúcar es igual a sin calorías: ¡Falso! Cuando se habla “sin calorías” en relación al azúcar, se está hablando de productos en los que fue reemplazado generalmente por algún tipo de edulcorante. Sin embargo, el producto puede no tener azúcar pero tener otros nutrientes (grasa o proteínas por ejemplo) que sí aporten calorías. Para diferenciarlos es necesario consultar las etiquetas.

(Visited 61 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon