La calabaza o auyama, es una verdura muy sana y deliciosa que ha estado presente en la dieta de aquellos que buscan alimentos que le proporcionen al organismo, diferentes beneficios para llevar una rutina alimentaria práctica y muy saludable.

Al momento de consumir auyama o calabaza, no solo te estarás dando un gusto para el paladar, también un gusto para el organismo, porque ofrece fibras insolubles que mejoran el funcionamiento del intestino y también ofrece grasas insaturadas que auxilian en la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, es baja en calorías y contiene vitamina C y betacaroteno. Desde Nutrición Práctica y Saludable, te hemos dado opciones, tanto para incluirla dentro de un postre, como para hacer uso de sus semillas dentro de tus recetas.

Hoy te diremos cómo utilizarla para preparar deliciosos snacks saludables. ¡Toma nota de estas recetas!

Muffins de calabaza salados

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 2 tazas de puré de calabaza
  • 3 cucharadas de harina integral
  • 3 cucharadas de avena en hojuelas
  • 2 cucharadas de levadura
  • 1 chorrito de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • 100 gr de queso cremoso (o queso fundido)
  • 1 cucharada de queso parmesano rallado (opcional)

Preparación

  1. Hierve la calabaza y haz con ella un puré.
  2. Precalienta el horno a 200 ºC.
  3. Bate los huevos en un recipiente grande, y añade a ellos el puré de calabaza y las especias. Mezcla bien y agrega la harina, la avena y la levadura.
  4. Cuando tengas una mezcla homogénea, agrega los quesos e integra muy bien.
  5. Prepara los moldes para muffins (engrásalos si es necesario, o coloca envoltorios de papel en ellos) y llénalos con la mezcla, a 3/4 de su capacidad.
  6. Hornea de 15 a 20 minutos, o hasta que al introducir la punta del cuchillo salga limpia.
Chips de calabaza

Ingredientes

  • 2 calabazas largas
  • Queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

  1. Precalienta el horno a 190 °C.
  2. En una olla grande, hierve agua con sal.
  3. Limpia y pela las calabazas. Con un cuchillo o una mandolina, corta cada trozo de calabaza en rebanadas, lo más delgadas posibles.
  4. Coloca las rebanadas en el agua hirviendo. Deja que se cocinen por aproximadamente dos minutos. Esto permitirá que queden crocantes cuando se horneen.
  5. Cuela y escurre las rebanadas. Con un paño, seca las calabazas dándoles toquecitos. Así, se quitará el exceso de agua.
  6. Cubre dos bandejas con papel para horno y coloca las rebanadas encima. Ten cuidado de que no se superpongan entre ellas. Pincélalas con un poco de aceite de oliva, colócales encima un poco de sal y por último, el parmesano rallado.
  7. Hornea las rebanadas hasta que estén crujientes. Esto tomará entre 15 y 20 minutos. Se deberá revisarlas cada tanto y removerlas cuando se vean doradas.
  8. Cuando se enfríen, se pueden almacenar los chips en un recipiente hermético por hasta una semana.

¡Listo, podrás disfrutar de meriendas nutritivas y saludables para todos los días!

(Visited 428 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon