Como bien sabrás no solo nos debemos cuidar nuestro cuerpo por adentro comiendo sanamente, también tenemos que cuidarlo por afuera. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que prácticamente tenemos todo el tiempo a la vista. Solo eso debería alcanzar para que le prestemos extrema atención y cuidado, pero no siempre suele ser así.

La exfoliación de la piel es muy importante a la hora de mantenerla bella y, sobre todo, sana. Es que la piel se regenera constantemente, y deja en ese proceso células muertas que se acumulan en la superficie. 

Además de eliminar las células muertas, haciendo que la piel luzca mucho más limpia y radiante, la exfoliación tiene otras ventajas. Por un lado, permite que la piel respire mejor y favorece la circulación: por lo cual estará mucho más sana, y se verá joven por más tiempo. 

Por otra parte, como dijimos, la piel se regenera constantemente. Pero una exfoliación regular ayuda a que este proceso se realice más rápido y mejor.

También colabora para que no haya pelos encarnados a causa de la depilación y resalta el bronceado. En definitiva, se trata de un proceso que hace lucir la piel radiante y la mantiene sana. 

Para una exfoliación perfecta, cada parte del cuerpo tiene sus secretos. Te contamos cómo tratar cada sector de piel para cuidarla intensamente.

Conoce la manera correcta de exfoliar cada parte del cuerpo

Rostro

Idealmente, deberías realizar una exfoliación diaria del rostro, si es que tienes piel normal o grasa. Si tienes piel sensible, antes de comenzar a exfoliar tu rostro deberías recurrir a un dermatólogo. Para hacer la exfoliación diaria, usa toallitas de limpieza facial. También puedes usar, entre dos y tres veces por semana, un exfoliante especializado. 

Labios

Los labios también se pueden exfoliar para que luzcan geniales. La regularidad ideal es 3 veces por semana. Cómo hacerlo es muy fácil: sólo necesitas un cepillo de dientes con cerdas muy suaves. Con él, masajea tus labios de forma suave y circular. 

Torso

Hay una técnica sencilla para exfoliar el cuerpo y eliminar las toxinas de la piel. Se trata de cepillar todo el cuerpo con un cepillo de cerdas naturales. 

Se puede realizar una o dos veces por día, e incorporarlo como hábito tiene enormes beneficios, no sólo para la piel sino para el organismo en general. Lo importante es cepillar de manera circular y siempre siguiendo la dirección del corazón, es decir, hacia la izquierda.

Cuello

Para el cuello, hay un exfoliante natural que puedes hacer fácilmente en tu casa, y que hará que se vea limpio y terso. 

Los ingredientes que necesitas son: jabón de baño, azúcar, y unas gotas de limón o de agua oxigenada. 

Debes aplicar al cuello antes de bañarte, masajeando suavemente y dejando reposar 5 minutos. Después lo enjuagas con la ducha. Idealmente deberías repetir este proceso dos veces por semana. 

Brazos y piernas

El azúcar es un exfoliante natural, y por eso también te ayudará a limpiar los brazos y las piernas. En este caso, puedes mezclar media taza de azúcar con una taza de avena y tu jabón líquido corporal que uses regularmente. 

Debes masajear los brazos y las piernas con esta solución, y dejar reposar 20 minutos. Luego, enjuagar con agua tibia. Regularidad: dos veces por semana. 

Codos 

Los codos son una parte del cuerpo cuya piel suele tener imperfecciones y durezas. Por eso, puedes exfoliarlos con una preparación especial para ellos. 

Mezcla una cucharada de manteca de cacao, con una cucharada de aceite de almendras y media cucharadita de sal gruesa. 

Masajea con la solución cada codo durante 5 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Puedes repetir el procedimiento una vez por semana. 

Rodillas

Las rodillas tienen, como los codos, mucha exposición a roces y golpes, por lo que la piel de ellas está más curtida. Por eso, también puedes preparar una loción especial para exfoliarlas.

En este caso mezclarás: una cucharadita de glicerina, otra de jugo de limón, una de vitamina E y tres cucharaditas de leche. 

Con ella, masajearás un rato cada rodilla y luego dejarás reposar 20 minutos. Enjuaga con agua tibia. Lleva a cabo este proceso una vez por semana. 

——————————————————

Información tomada de: labioguia.com
(Visited 76 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon