El día de hoy les vamos a hablar sobre la leche y de cómo es una excelente bebida de reposición. Distintos medios intentan dar una mala publicidad a la leche, explicando que puede ser perjudicial para nuestra salud y sobre dando un argumento que no tiene ninguna base científica y es, que el hombre es el único mamífero que toma leche de otro animal después de la lactancia materna.

Nuestros amigos de ¡Sí a la Leche! aseguran que el consumo moderado de leche no es malo para nuestro organismo, de hecho, una revisión reciente nos demuestra cómo el consumo de productos lácteos se asocia con una disminución de la prevalencia de trastornos metabólicos, además de ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. De hecho, gracias a la mejora en nuestra salud metabólica, hay un menor riesgo de desarrollar sobrepeso, obesidad, envejecemos menos y se evitan las enfermedades cardiovasculares.

¡Sí a la leche! nos afirma que una dieta sin lácteos arriesgan la salud. Luego de investigar y leer las afirmaciones La Sociedad Nacional de Osteoporosis en Inglaterra, una quinta parte de las personas menores de 25 años están reduciendo los lácteos en sus dietas, por lo que podrían verse afectados sus huesos.

El bajo consumo de lácteos generalmente provoca osteopenia, sobre todo, en personas que eliminan grupos alimenticios como la leche por mucho tiempo. Entre más restricciones y condiciones, menos saludable es la dieta.

Algunos consumidores han tenido que renunciar a la leche de vaca por la intolerancia a la lactosa, una afección que provoca problemas digestivos –y que no guarda relación con la alergia a la leche– y que les obliga a buscar alternativas a este producto. Pero quizás por imitación, o por la creencia errónea de que beber leche puede dificultar la digestión, hay personas que se han pasado al consumo de bebidas de arroz, de soja o de almendra pensando que así mejorarán su salud.

Dejando aparte que la intolerancia es un problema real que afecta a muchas personas y que debe ser, siempre, diagnosticado por un médico, beber leche de vaca no es perjudicial, sino todo lo contrario.

En definitiva, no debemos darle la espalda a ningún alimento y menos aún a la leche. A menos que como dijimos anteriormente, seamos intolerantes, no existe ningún problema y de hecho es beneficioso el consumo moderado de este alimento. Si nuestra dieta es equilibrada y además consumimos leche de forma moderada, esta puede ayudarnos a mantener una mejor salud metabólica.

(Visited 83 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon