Si estás en un régimen de pérdida de peso y te encuentras comiendo sanamente y ejercitándote pero en un punto sientes que te estancaste tienes que leer este artículo.

Si te gusta cuidarte sabrás que las normas básicas para estar saludables que son la buena alimentación y el ejercicio. Sin embargo, puede que te suceda a veces que sientes que aumentaste de peso o que llevas mucho tiempo en el mismo peso que no es el ideal para ti y no entiendes por qué. ¿Cómo puede ser que no haya llegado a mi peso saludable, si vengo haciendo todo bien?, te preguntas.

Tal vez se deba a que has comido alguno de estos alimentos, que aunque no lo sabes, pueden influir negativamente tanto en el peso como en la figura.

Sigue leyendo y entérate de cuáles son los alimentos que te están saboteando:

1. Comida demasiado picante

Cuando condimentamos la comida con demasiado picante sin estar acostumbrados, podemos provocar gases e hinchazón. Esto es porque el estómago libera ácidos que provocan este efecto.  Sin embargo, a largo plazo acostumbrarse a comer la comida con condimentos picantes puede ayudarnos a perder peso.

Además de que alimentos como el chile queman grasa en sí mismos, la comida con picante nos da mayor sensación de saciedad. Entonces, lo que debes hacer es incorporar los condimentos picantes de a poco, para que tu estómago se acostumbre a ellos y no libere tantos ácidos.

2. Alimentos que producen gas

Debes saber que alimentos como el brócoli, las judías negras, el repollo y el coliflor, entre otros, son muy saludables pero tienen una desventaja. Contienen enzimas que, al ser digeridas por los intestinos, generan gas naturalmente.

Esto no es grave, pero puede producir hinchazón en el vientre. Si vas a tener un evento especial el fin de semana, trata de evitar estos alimentos que harán ver tu abdomen inflado.

3. Chicles

A veces, tratamos de “engañar al estómago”, comiendo chicles pero no es la mejor idea. Literalmente sí, logramos engañar al estómago: como cree que estamos comiendo, genera jugos gástricos para digerir esa supuesta comida, pero como tales alimentos nunca llegan, en realidad lo único que se logra es forzar el exceso de aire en el estómago, el cual queda atrapado en el tracto gastrointestinal y provoca presión e hinchazón.

4. Comida congelada de súper mercado

Las comidas congeladas, incluso las saludables como vegetales, suelen ser altamente procesadas. Además, muchas veces se les incorpora grasa y sal para realzar y mejorar su sabor.

Claramente esta opción es mucho más cómodas para nuestro día a día, pero no todo está perdido: cada vez que cocines en casa, haz un poco de comida extra para congelar en tu casa. Lograrás ahorrar tiempo sin resignar tu dieta.

5. Edulcorantes artificiales

Como el edulcorante tiene muchas menos calorías que el azúcar, a veces se abusa de él. Los edulcorantes artificiales no son tan saludables como pensamos. Aunque en sí mismo no nos lleve a aumentar de peso, es tan dulce que puede llevar a tus papilas gustativas a querer más cosas dulces.

Muchos especialistas recomiendan seguir utilizando azúcar, aunque en pequeñas dosis, e ir acostumbrando al cuerpo y sobretodo, a la mente, a comer con menos cantidad de dulce.

(Visited 50 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon