El jengibre es uno de los ingredientes de mayor uso en la cocina, por su intenso sabor ha sido el predilecto de aquellos que desean realzar los sabores de sus platos. Pero, ¿sabías que también tiene propiedades para tu salud? Hoy en Nutrición Práctica y Saludable te diremos algunos de sus beneficios.

Los beneficios del jengibre son muchos, sin embargo te enumeramos algunos. ¡Toma nota!

  1. Acelera el metabolismo y ayuda a quemar grasa, mejorando el proceso de pérdida de peso.
  2. Estimula la circulación y relaja los músculos que rodean los vasos sanguíneos.
  3. Previene el cáncer, así como también la actividad carcinogénica en el colon.
  4. Ayuda a combatir gripes o infecciones y refuerza el sistema inmunológico.
  5. Ayuda en el proceso de digestión descomponiendo las proteínas para librar al estómago y los intestinos de gases.
  6. Reduce los niveles de colesterol en la sangre.
  7. Contiene propiedades antioxidantes para el organismo.
  8. Previene enfermedades cardíacas.

En cuanto a sus usos terapéuticos, seguramente has escuchado que el jengibre es muy utilizado para combatir ciertas dolencias. Por lo que en la actualidad no escapa de los remedios caseros, así como tampoco de los ingredientes y compuestos medicinales que contienen algunos fármacos.

Según los expertos, el jengibre es uno de los alimentos naturales más efectivo que pueda haber, sin duda, para las migrañas, tiene la capacidad de bloquear la hiperactividad inmunológica, así como calmar la inflamación vascular.

  • El jengibre sirve para casos de sinusitis
  • Se usa para los casos de halitosis
  • Tiene efecto prebiótico beneficioso para la flora bacteriana
  • Reduce la inflamación crónica característica de enfermedades como artritis
  • El jengibre ayuda a prevenir y mejorar los casos de gastritis y la úlcera de estómago
  • Estimula la expectoración, siendo muy útil para eliminar la mucosidad de las vías respiratorias.

Dato Nutripráctico: agrega un poco de jengibre a tus bebidas.

  • Jugo de maracuyá (parchita / chinola) + jengibre + edulcorante o miel + hojas de menta. Servir con hielo.
  • Limonada + edulcorante + menta + jengibre. Servir granizado.
  • Té de jengibre + edulcorante o miel. Servir caliente.
(Visited 283 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon