A lo largo de nuestras vidas se ha mantenido la costumbre de realizar un buen desayuno al momento de levantarnos y comenzar nuestro día. Sin embargo, es muy común haber escuchado que “se debe desayunar como un rey”, pero seguramente más de una vez te habrás preguntado: ¿por qué es tan importante el desayuno? Sigue leyendo este artículo, porque hoy en Nutrición Práctica y Saludable te daremos la respuesta a esta inquietud.

Para esto es muy importante entender principalmente que luego de 8 horas de sueño, el cuerpo ha agotado sus reservas energéticas y requiere una recarga para continuar con las funciones vitales. Esa es la razón por la que los especialistas recomiendan desayunar en un período de tiempo no mayor de 30 minutos después de levantarse de la cama. Por otro lado, el no desayunar nos pone de muy mal humor y nos impide realizar nuestras actividades diarias con ánimo.

¡Sobran las razones para no saltarse el desayuno!

  • Mantiene un buen estado nutricional.
  • Mejora el rendimiento intelectual y físico.
  • Ayuda a la actividad intestinal y mejora el colesterol.

¿Sabías que entre sus beneficios también destaca que nos ayuda a bajar de peso? Y es que diferentes estudios han demostrado que las personas que no desayunan suelen tener más sobrepeso que las personas que comen un desayuno nutritivo.

Nuestro especialista Youssef Abrache nos comentó a través de un #NutriAudio lo siguiente:

“Un desayuno saludable comienza con romper el ayuno, lo que garantiza que mantengamos un peso corporal adecuado y más si se está en la batalla contra el sobrepeso, porque nos ayudará a disminuir ese porcentaje de grasa que tanto daño nos hace y así llegar a nuestro peso deseado.  En primer lugar luego de levantarse, lo primero que se debe hacer además de lavarse los dientes y tomarse un vaso de agua para hidratarse, es desayunar”.

Es importante que nuestro desayuno esté bien balanceado para que recibamos los nutrientes esenciales. Un buen desayuno debe incluir al menos los siguientes alimentos: pan o cereales integrales, productos lácteos, frutas y alguna grasa natural.

“Lo importante es incluir todos los grupos básicos de alimentos en nuestro plato de desayuno. Que se incluya una fruta, una proteína, algún cereal sustituto, puede ser una tostada, si es integral mejor; o una arepa con afrecho y avena. También queso magro, huevo, una pequeña porción de grasa untable o de origen vegetal como aguacate o palta. El desayuno es esa energía para emprender el día. Está garantizado que un buen desayuno nos permitirá tener muchas ganas para emprender nuestra jornada laboral y rutina diaria”.

¡No te olvides del desayuno para iniciar con buen pie tus días!

(Visited 211 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon