Es muy común consumir harinas en la actualidad. Galletas, pastas, budines, tortas, preparaciones de pastelería, croquetas, snacks, productos rebozados y pan, son algunos de los alimentos que contienen este ingrediente.

Los celíacos, no pueden consumir las harinas comunes, por lo que se les hace difícil encontrar opciones adecuadas para ellos.

Nuestros amigos de La BioGuía, nos explican que esta enfermedad es la intolerancia permanente al gluten del trigo, la cebada, el centeno y probablemente la avena. Se manifiesta como una reacción inflamatoria, de la base inmune, en la mucosa del intestino delgado. También atrofia las vellosidades del intestino delgado, lo que altera o disminuye la absorción de los nutrientes de los alimentos. Esto puede causar que una persona con esta condición, se sienta mal, y además, no absorba los nutrientes, causando deterioro en su salud.

Hoy en Nutrición Práctica y Saludable te brindamos la receta de algunas harinas que una persona con la enfermedad celíaca puede consumir sin problemas:

1.-Harina de almendras: se prepara con almendras peladas y molidas. La consistencia de esta harina se parece a la de maíz, más que a la de trigo, pero con mayor humedad. Puedes usarla para preparar muffins, galletas, pasteles y mucho más.

2.-Harina de coco: tiene un sabor neutro, pero con un toque dulce. Puedes preparar bizcochos, bollos, pasteles y mucho más. Este tipo de harina contiene mucha fibra y es bastante seca.

3.-Harina de yuca, tapioca o mandioca: esta harina tiene una consistencia similar a la de trigo. Tiene una textura lisa y un sabor neutro. Su fibra es dietética, no eleva el azúcar en sangre y es una fuente de magnesio.

Si quieres conocer otros tipos de harina especiales para celíacos, ¡haz clic aquí!
(Visited 220 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon