Por Lic. Gabriela De Sousa Parisi

Para identificar, mediante mediciones físicas del cuerpo humano, el estado nutricional de una persona debemos recurrir a la antropometría, la cual nos va a permitir comparar las mediciones obtenidas contra estándares de referencia a fin de determinar un diagnóstico. Es importante para esto que se realice una toma adecuada de las medidas y que las mismas se interpreten apropiadamente. Entre las mediciones básicas se tienen la toma de peso, talla (estatura), perímetro braquial, y pliegue tricipital.

Como se señaló, las medidas obtenidas deben contrastarse contra patrones de referencias nacionales o internacionales, dependiendo de si se cuentan con las mismas en el país de origen; dichos patrones de referencia pueden ser los percentiles o la puntuación Z. En Latinoamérica se utilizan mayormente los propuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Puntualmente, para la evaluación del estado nutricional en adolescentes, se utiliza mayormente el Índice de Masa Corporal (IMC) (kg/m2) por su practicidad y alta correlación con la adiposidad (grasa) corporal en niños y adolescentes; no obstante, a diferencia de la población ya adulta, para individuos menores de 19 años el IMC debe interpretarse haciendo uso de los antes mencionados percentiles o calculando la puntuación Z ya que el mismo varía mucho en edades jóvenes. Cabe acotar que para algunos casos, y dependiendo de la composición corporal de la persona (si esta tiene constitución atlética), si este índice señala presencia de sobrepeso u obesidad la misma puede ser a expensas de masa magra (músculo) y no de masa grasa, por lo cual en estos casos resultaría útil medir además el perímetro del brazo y el pliegue tricipital del mismo.

Las tablas propuestas por la OMS y requeridas para este tipo de evaluaciones están accesibles en el siguiente link: poniendo a la disposición del público también el software “OMS Anthro”.

Por último, facilito un link de la OMS en el que se brinda un “Curso de capacitación para la evaluación de crecimiento del niño” que puede ser de utilidad para aquellas personas que desean profundizar más al respecto.

________________________

Este artículo fue elaborador por nuestra especialista, Lic. Gabriela De Sousa Parisi, a partir de una duda que nos hizo llegar uno de nuestros usuarios en Facebook, así que ¡tú también puedes hacernos tus preguntas a través de las redes sociales o nuestra sección Contáctenos!

Para más información sobre salud y nutrición, también puedes ingresar a la Nutrioteca Educativa, tu biblioteca nutricional.

(Visited 249 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon