Llegar a una edad adulta con buena salud no es imposible. Basta con que comencemos desde ya a practicar algunos hábitos saludables que nos ayuden a evitar cualquier consecuencia en el futuro.

El ejercicio es imprescindible

Sin duda, el primer consejo para mejorar nuestra condición física es hacer ejercicio. No es necesario convertirse en un deportista profesional, pero sí debemos incluir una rutina de ejercicios entre nuestras actividades diarias.

Podemos apuntarnos a un gimnasio, a clases de yoga, baile o spinning. También podemos correr, caminar o incluso andar en bicicleta entre media hora y una hora diaria. Con esto sería suficiente.

Practicar alguna actividad física no solo nos permite vernos mejor o tener una mejor condición de salud, también coadyuva en nuestro bienestar psicológico porque combate el estrés y nos relaja.

Comer lo más saludable posible

Además, es importante que cuidemos nuestra alimentación y tomemos mucha agua.

Incluir muchas frutas y verduras en nuestra dieta, comer alimentos naturales y crear nuestras propias versiones de “comida rápida”, como hamburguesas o pizzas caseras, también contribuirá con nuestra meta.

¡No olvides comentarnos cómo te fue poniendo en práctica estos pequeños pero trascendentales hábitos!

(Visited 83 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon