Todas las mujeres hemos buscado durante mucho tiempo la “fórmula secreta” para bajar de peso descubriendo en el camino que existe varias: buena alimentación, ejercicio, descanso y sobretodo, constancia.

A la hora de bajar de peso, el mercado nos ofrece muchas soluciones que prometen soluciones rápidas, recurriendo a componentes o sustancias sintéticas que pueden dañar tu salud. Sin embargo, existen alternativas naturales que, en combinación con actividad física regular y una alimentación consciente y saludable, podrán ayudarte a bajar de peso, respetando tu cuerpo y ayudando a regular su funcionamiento.

Las renombradas semillas de chía son uno de los superalimentos más recomendados, porque ofrecen gran cantidad de nutrientes con muy pocas calorías. Son ricas en proteínas, antioxidantes, fibra y omega 3. Solo por poner algunos ejemplos de su elevado valor nutricional, una cucharada de semillas de chía contiene 3 veces más hierro que las espinacas, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 6 veces más calcio que la leche, 7 veces más vitamina C que las naranjas y 15 veces más magnesio que el brócoli.

Además, su sabor es suave, por lo cual pueden utilizarse en todo tipo de preparaciones. En esta nota podrás conocer algunas prácticas ideas para incorporarlas todos los días para bajar de peso, manteniendo, e incluso reforzando, tu salud y bienestar.

Gel de chía

Al combinarse con un líquido como agua, leche, jugo o yogur, las semillas de chia forman un gel por la fibra soluble que contienen. Si consumes hasta 3 cucharadas al día de ese gel, seguramente llegarás con menos hambre a las comidas y, a la vez, estarás incorporando a tu cuerpo nutrientes esenciales para mantenerse sano.

Agua de chía

Para preparar agua de chía, coloca 1 cucharada de semillas de chía (aproximadamente 10 gramos) en un vaso de agua. Agrega un poco de jugo de limón, ¡y listo! Tendrás una bebida saludable y fresca que podrás beber, como máximo, 3 veces al día, y que también te producirá saciedad.

Aceite de chía

Si sustituyes el aceite habitual que utilizas por aceite de chía, estarás aumentando tu consumo de omega 3 y mejorando el metabolismo de tu cuerpo, lo cual te ayudará a deshacerte de esos kilos de más que quieres reducir.

Harina de chía

Otra manera de incorporar todas las propiedades de las semillas de chía es utilizarla molidas a modo de harina para evitar las harinas blancas refinadas, y al mismo tiempo saciarte de manera más rápida en las comidas.

Semillas enteras

Por último, siempre puedes consumir  directamente las semillas de chia enteras, agregándolas en tus ensaladas, cereales y batidos. De esta manera aumentarás tu consumo de fibra y favorecerás tu tránsito intestinal. Por ejemplo, puedes comenzar el día con un desayuno de avena y semillas de chía.

Esperamos que con estas formas de ingerir estas deliciosas y nutritivas semillas puedas llevar una dieta aún más saludable y te sientas mejor contigo misma.

(Visited 222 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon