¡Todos amamos comer! Nos encanta la comida y todas su diversidad. Sabemos lo fundamental que es la alimentación en nuestras vidas pero, ¿sabemos el rol importante que cumple para mantener en forma nuestro cerebro?

Está entre nuestros conocimientos que si queremos llegar al peso que deseamos y lucir enérgicos debemos comer sano. ¡Pero hay algo más! Recientes investigaciones han demostrado que llevar ciertas dietas puede prevenir enfermedades degenerativas del cerebro, como la demencia o el Alzheimer.

Existen dos dietas que han determinado que son las mejores para mantener al cerebro en forma. Sigue leyendo y conoce cuáles son estas dietas.

Dieta mediterránea: La dieta de estilo mediterráneo se basa en la alimentación que, durante siglos, tuvieron los habitantes de países como Italia, España y Portugal (entre otros países de la región).

Básicamente, se basa en reducir el consumo de carnes e hidratos de carbono, aumentando el consumo de vegetales, frutas y legumbres.

La dieta mediterránea incluye mayor consumo de pescado, en detrimento de otras carnes. Además, la incorporación de gran cantidad de granos enteros, frutas y verduras frescas, y nueces y legumbres.

También incorpora el aceite de oliva como principal. Si bien esto, en su origen, tiene que ver con que la oliva es un producto muy producido en la zona mediterránea, se ha encontrado que tiene muchas ventajas para la salud.

Dieta MIND: Esta dieta es similar a la anterior, pero fue pensada exclusivamente para beneficiar al cerebro. De hecho, MIND significa “mente” en inglés, y es una dieta especialmente pensada para retrasar las enfermedades neurodegenerativas.

Toma principios de otras dietas como la mediterránea o la DASH, pero incluye alimentos específicos que ayudan al cerebro, como las bayas.

Esta dieta incluye, entre otros, seis porciones por semana de hojas verdes (como espinaca), y al menos una porción diaria de las demás hortalizas.

También contempla 3 porciones de bayas y de frijoles a la semana. Igual que en la dieta mediterránea, se sugiere tener como aceite de cabecera al de oliva, evitando a toda costa la mantequilla (máximo una cucharada diaria) y los alimentos fritos.

Se sugiere, además, tomar un vaso de vino tinto al día ¡Pero solo uno!.

Existen estudios en el que las personas mayores que durante su vida siguieron estas dietas tienen un 35% menos de riesgo de tener un mal rendimiento en las pruebas cognitivas. Incluso aquellas personas que hicieron estas dietas pero de forma moderada presentaron un 15% menos de riesgo.

¡El momento de cuidarse es ahora! Come inteligente, mantente inteligente

(Visited 106 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon