Hoy en el marco de la celebración del Día Mundial de la Salud, te comentamos que mantener una buena salud es un deber ser, aplicable en todo momento, a lo largo de nuestras vidas. Por eso es importante cuidar lo que ingerimos y saber diferenciar los alimentos que contribuyen con este propósito. ¡Los lácteos y en especial la leche, no escapan de ello!

Muchos han sido los mitos que por años han rodeado este tema. Sin embargo, diferentes expertos recomiendan beber leche a diario, ya que contiene una gran cantidad de nutrientes que ayudan al desarrollo de nuestro cuerpo a cualquier edad.

La salud ósea es la que principalmente se ve beneficiada con la ingesta de leche, debido a que un consumo adecuado de calcio a lo largo de todas las etapas de la vida, junto a otras medidas, como una alimentación balanceada y la práctica de ejercicios, es esencial para tener huesos saludables y prevenir enfermedades como la osteoporosis.

Por otro lado, existen mitos que asocian el consumo de leche al riesgo de padecer cáncer, pero  lo cierto es que algunos estudios publicados concluyen que no existe ninguna evidencia que asocie el consumo de lácteos con un aumento de padecer esta enfermedad, asociando a la vez, su consumo a un menor riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer, como el de mama, colon o gástrico.

En la actualidad también existen muchas tendencias autoimpuestas, como el caso de beber leche sin lactosa, cuando no se es intolerante a ella. Por lo que es importante tener en cuenta que descartar los lácteos de nuestra dieta puede tener consecuencias negativas para la salud. Los expertos alertan del riesgo de autodiagnosticarse una intolerancia a la lactosa sin consultar con el médico.

Muchos de los pacientes que consultan al médico lo suelen hacer por presentar diversos síntomas digestivo, entre los que destacan el dolor abdominal, distensión abdominal o flatulencias. Los propios pacientes tienden a relacionar estos síntomas con la ingesta de productos lácteos y de forma voluntaria los eliminan de su dieta sin pensar en las posibles consecuencias.

Lo que desconocen es que el consumo de lácteos también tiene efectos beneficiosos como en la disminución de la tensión arterial, control del peso y prevención de la obesidad, prevención de enfermedades cardiovasculares, de diabetes mellitus tipo 2 y del síndrome metabólico.

Es por eso que los expertos insisten en que dejar de consumir lácteos de forma no controlada podría traducirse en un riesgo para la salud y recuerdan siempre la importancia de contar con asesoramiento y control especializado en la alimentación.

¡No le temas a los lácteos! Incorpora la ingesta de leche dentro de tus hábitos alimenticios. Puedes empezar con un vaso pequeño durante el día o si prefieres combinarlo con cereales, en smoothies o con café. ¡Lo importante es que no descartes este alimento tan nutritivo para tu organismo!

Para ampliar cualquier tema relacionado a los lácteos, te invitamos a ingresar a: www.sialaleche.org

(Visited 112 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon