¡Comenzó el 2018 y con el muchos nuevos propósitos! Uno de ellos es deshacernos de esos kilitos de más que ganamos durante el mes de diciembre o si eres una esas persona con un metabolismo soñado que te permite permanecer en el mismo peso así hayas roto tu dieta seguro también querrás eliminar todos aquellos “excesos” de tu organismo.

Lo primero que debes tener en mente es que todo va a estar bien, no te vuelvas loca ideando una dieta que te va a matar de hambre y que al final hará un efecto rebote en ti. Las fiestas son para disfrutarlas y más aún si es diciembre que estás rodeada de alegrías.

Tenemos todo un año para lograr nuestro objetivo, así que… ¡manos a la obra! A continuación te proponemos un paso a paso saludable para que lo conviertas en tu rutina del día a día y hará que el próximo lunes no dejes la dieta.

propositos-de-ano-nuevo

Conoce los 7 pasos para decirle adiós a esos kilitos del Año Viejo:

  1. Antes de sentarte a comer cualquiera de las 3 comidas fuertes del día, bebe vaso y medio de agua mineral natural o si eres una gran bebedora de agua 2, así te pondrás delante del plato algo más saciada.
  2. Olvídate del alcohol (o redúcelo bajo mínimos a las ocasiones más especiales) y limítate a hidratarte con agua, infusiones o bebidas sin azúcar.
  3. No le pongas tanta sal a la vida, ponle más especias o hierbas aromáticas.
  4. Ni tampoco azúcar procesado, procura que sea suficiente con los azúcares naturales que contienen los alimentos frescos. Sí, lo entendiste bien: deja fuera de tu vida las galletas, los pastelitos y toda la gama dulce industrial, así como los zumos de fruta envasados y las bebidas azucaradas.
  5. El AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) es el ‘oro natural’, pero para conservar la línea, reduce su ingesta a una cucharada por plato.
  6. No a los antojos y al picoteo ‘industrial’ o, lo que es lo mismo, deja las patatas chip procesadas y demás ‘snacks’ de bolsa en la tienda y sustitúyelas por frutos secos como los pistachos, que sacian y te aportan nutrientes y grasas buenas.
  7. Dice el refrán popular que hay que “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo” o, lo que es lo mismo: es fundamental que la última comida del día sea ligera y a base de vegetales, alimentos proteicos sin grasa, leches fermentadas (también sin grasa) y todo con una condimentación leve.

…¡Y por último!

¡Mueve el esqueleto! Una dieta no es completa si no se acompaña de su ración diaria de ejercicio.

woman-girl-freedom-happy-39853

(Visited 25 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon