El primer mes del año está por terminar y muchos de nosotros hemos puesto en marcha planes para bajar de peso en los próximos meses.

Estos nueve datos te ayudarán a reconocer lo que te conviene y lo que no te conviene en tu camino a un cuerpo sano y una dieta equilibrada. Toma nota y prepara tu mente para cumplir con tus metas.

1) El alcohol puede ser tu amigo ¡pero con moderación!

En un estudio publicado en 2016 por la revista The Lancet, investigadores observaron que las personas que consumen la dieta mediterránea (rica en verduras, frutas y legumbres), a largo plazo, pierden más peso. Esta incluye, además, un consumo moderado de vino o cerveza.

2) Mantente hidratado

Existe un cierto mito urbano que dice que tomar más agua durante las comidas (algo que probablemente harás con frecuencia) nos hace aumentar de peso. Es 100% falso. De hecho, un estudio de la American Chemical Society de Boston demostró que los que toman 230 mililitros de agua antes de cada comida consumen entre 75 y 90 calorías menos.

3) No consumas edulcorantes con aspartamo

En un principio se creía que el aspartamo podía ser el sustituto perfecto para el azúcar, porque a corto plazo sí parece controlar nuestro peso, pero el uso prolongado nos hace engordar y nos hace vulnerables a la hipertensión, aumenta el riesgo de infarto y de diabetes tipo 2.

El aspartamo está presente en versiones “adelgazantes” de algunos productos: chicles, pastillas refrescantes del aliento, yogures, cereales, salsas, siropes para el café, agua de sabores, entre otros.

4) Varía tu dieta a medida que te vuelvas mayor

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo consume menos energía y nuestro metabolismo se hace más lento, por lo que hay menos energía que reponer cuando comemos y esto nos lleva a engordar.

El secreto es tener una dieta de alta densidad nutricional y poca concentración energética.

5) Si tienes sobrepeso pronunciado, la caminadora no es buena para ti

Media hora en la elíptica quema entre 300 y 400 calorías, y la misma cantidad de tiempo en la bicicleta consume alrededor de 200. Sin embargo, media hora en una cinta de correr no es buena para las personas con sobrepeso, sin importar la quema de calorías.

Gran parte del peso del cuerpo recae en las articulaciones y el impacto puede afectarlas.

6) Hacer ejercicio no lo es todo

Un estudio de la Loyola University de Chicago, en Estados Unidos, demostró que existe poca evidencia de que hacer ejercicio en sí mismo nos ayuda a combatir el sobrepeso, ya que, a mayor actividad física, más hambre y más difícil es perder peso.

No obstante, nadie niega los beneficios del ejercicio, pero hay que estar conscientes de que una dieta balanceada es irreemplazable.

7) Comer carbohidratos NO es malo

Seguro que has escuchado que son “malos” y nos hacen engordar infinidad de veces. En realidad, si te atienes a una serie de reglas, puedes comer tantos carbohidratos como quieras sin preocupaciones.

Lo importante es no tomar nunca los hidratos solos, sino acompañados de proteínas.

8) El arroz integral es tu  MEJOR amigo

Por el hecho de ser una “bomba de carbohidratos”, algunas personas evitan el arroz en todas sus presentaciones, pero un estudio realizado en Estados Unidos indica que el arroz integral es preferible para los que quieren adelgazar, ya que es de digestión más lenta que otras variedades (mayor sensación de saciedad) y es más rico en nutrientes.

9) La grasa abdominal es un peligro para la salud

Un alto índice de grasa abdominal es un mayor riesgo para la salud que la obesidad y el sobrepeso. Los hombres con obesidad central (grasa acumulada en el abdomen) tienen un riesgo de mortalidad del doble comparado con quienes tienen sobrepeso u obesidad. El de las mujeres es 1,5 veces mayor.

Toma en cuenta estos datos para tu maravilloso recorrido y tómalos en cuenta.

(Visited 52 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon