Seguramente sabes que el yoga aporta muchos beneficios para nuestra salud, pero ¿sabías que realizar algunas asanas en la mañana puede ayudarte a estimular tu mente y cuerpo? Contrario a lo que la mayoría piensa, el yoga es un ejercicio muy completo ya que requiere el uso de todos los músculos del cuerpo.  Esto se debe que trabaja todos los grupos musculares en ángulos atípicos, aumentando la tonificación y la fuerza. Además, dependiendo de la intensidad puede ser un buen ejercicio cardiovascular.

Hacer yoga en la mañana es una excelente manera de estirar y alargar el cuerpo. Puedes hacer esta práctica matutina apenas te levantes, lo mejor es que lo hagas con el estómago vacío y antes de iniciar tus actividades diarias. De esta forma, podrás estirar los músculos y relajar tu mente. Recuerda que lo más importante de hacer yoga es disfrutar el movimiento siendo consciente de tu cuerpo y respiración sin esperar nada a cambio.

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de Estados Unidos señala que el yoga reduce los dolores lumbares, mejora el estrés y la ansiedad y controla la presión arterial. En Nutrición Práctica y Saludable te recomendamos una serie de asanas que puedes practicar en la comodidad de tu cama. ¡Estamos seguros que verás los beneficios desde el primer momento!

Rutina de yoga para despertar

  • Piernas en la pared (Viparita Karani): En una o dos mantas gruesas (colocadas en el suelo) apoya la base de la columna y estira las piernas en la pared en posición semi vertical o completa según tu flexibilidad. Es importante que tu pelvis esté levemente inclinada y que la base de tu cuello esté relajada. Permanece en esta postura de 5 a 10 minutos respirando profundamente. Esta postura alivia la espalda, las piernas y los pies cansados. Además, estira suavemente los músculos de la parte trasera de las piernas, el torso frontal y la parte posterior del cuello.

Yoga para relajar las piernas

  • La pinza (Paschimottanasana): Estira las piernas y mantén los pies activados. Luego, inhala, eleva las brazos hacia arriba y, al exhalar, estira el torso e inclínate hacia delante intentando tocar tus pies. Permanece en esta postura durante cinco minutos. Para salir de la postura, separa el torso de los muslos, estiralo y levántalo hacia arriba con suavidad. La pinza estimula el hígado, los riñones, los ovarios y el útero. También, estira la columna vertebral, los hombros y los isquiotibiales.

Paschimottanasana Yoga

  • Torsión lateral (Jathara Parivartanasana): Acuéstate boca arriba con el cuello relajado. Flexiona las rodilla hacia el pecho y, sin mover el torso, inclina las piernas hacia la derecha y gira el cuello en la dirección opuesta. Permanece 5 minutos en esta postura y repite el procedimiento del lado contrario. Esta asana trabaja los órganos abdominales, fortalece la columna vertebral y equilibra el sistema nervioso.

Yoga, torsión acostado

  • Postura del pez (Urdhva Matsyasana): Túmbate en la cama boca arriba con los brazos junto al tronco y las palmas contra el suelo. Luego, presiona con los codos y espira para levantar el pecho e inclinar la cabeza hacia atrás. Arquea la columna y comprime la nuca para permitir que la coronilla descanse en el suelo. Respira profundamente y mantén la asana durante 2 minutos. Esta postura ayuda a liberar la tensión en el cuello y los hombros, a la vez que estira y estimula los órganos del vientre, la garganta y la parte anterior del cuello.

Yoga, Urdhva Matsyasana

  • Asana de paloma (Kapotasana): Arrodíllate, dobla una pierna hacia adelante y estira la otra hacia atrás. Coloca las manos en el suelo a los lados del cuerpo y coloca la ingle en la cama con suavidad. Permanece 30 segundos en la postura y cambia de posición. Kapotasana fortalece la parte inferior de la espalda, los glúteos, los isquiotibiales y los gemelos. Además, mejora la flexibilidad de la cadera, piernas y rodillas y pectorales.

Yoga, asana Kapotasana

  • Postura del niño (Balasana): Arrodíllate en la cama y siéntate en los talones, a continuación, separa las rodillas casi al ancho de tus caderas. Exhala, estira el torso hacia abajo entre tus muslo y coloca las manos Arrodíllate y coloca una pierna doblada hacia adelante. Estira la otra pierna hacia atrás. Coloca las manos en el suelo a los lados del cuerpo hasta que vayas colocando la ingle en el suelo.Balasana es una asana de descanso que es muy beneficiosa para los dolores de espalda.

Yoga, postura del niño

  • El cadáver (Savasana): Acuéstate boca arriba con las piernas y brazos estirados a ambos lados del cuerpo. Los pies deben caen relajados a los lado y las palmas de las manos deben estar hacia arriba. Cierra los ojos y respira profundamente permaneciendo quieto durante cinco minutos. Savasana te ayuda a relajarte y calmar la mente.  Además, te ayuda a enfocarte en tu respiración y relajar los músculos.

Yoga, postura del cadáver

(Visited 7 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon