¿Te has despertado en las noches con un dolor insoportable? Si, son calambres. Otra vez. Los espasmos son contracciones involuntarias del músculo que ocurren repentinamente. Los grupos musculares más aquejados son las pantorrillas, los isquiotibiales y los cuádriceps. La mayoría de los casos asociados a esta dolencia son idiopáticos, pero algunos estudios han concluido causas como las miopáticas, las neurológicas y las metabólicas.

Lo que sí se sabe con certeza es que los calambres pueden variar en intensidad y durar desde unos pocos segundos hasta 15 minutos o más. Sin embargo, pueden prevenirse y aliviarse sin la necesidad de recurrir a un médico. Para ello debes seguir algunas indicaciones como las que te indicamos a continuación:

– Hidrátate: Sin el líquido suficiente el cuerpo no puede transportar los nutrientes con fluidez. No importa si te ejercitas o no: el agua proporciona minerales muy valiosos como el sodio, el potasio, el calcio y el magnesio.

sHt8sfX

–  Estírate: Los estiramientos favorecen la circulación y reducen la rigidez muscular luego de un período de inactividad. Por ello, te recomendamos incorporar algunos ejercicios diarios de elongación.

dD3E1yh

– Ejercítate: El sedentarismo contribuye a la aparición de calambres ya que los músculos permanecen estáticos la mayor parte del día. Incorpora una actividad física de intensidad moderada para favorecer la activación muscular.

074

– Calzado adecuado: El uso constante de zapatos inadecuados como los tacones aumenta el riesgo de padecer un calambre. Recuerda que el calzado debe ajustarse al pie y no causar molestias al caminar.

– Alimentación saludable: Elige alimentos ricos en potasio y en magnesio para evitar los espasmos. También es importante que aumentes el consumo de comida saludable y dejes de lado los productos procesados.

adam-healthy-eating-gif

Para aliviar el dolor puedes frotar suavemente el músculo contraído para relajar y aminorar el espasmo. En los peores casos, los calambres pueden interferir con el sueño, causar debilidad muscular, inflamación, entumecimiento o dolor constante. En estos casos, cuando la contracción ocurre con regularidad y ocasiona fuertes molestias, es preciso que acudas al médico.

(Visited 15 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon