¿Cómo van tus propósitos del 2018? Enero es el mes de hacer dietas y desintoxicarse, pero los estudios muestran que solo un 8% de las personas cumple este propósito.

Para muchos, la primera semana de enero fue el momento de enfrentar la realidad y ver qué hacer para desintoxicarse pero si aún no te has planteado esta meta no te preocupes, todavía hay tiempo de informarte y comenzar con buen pie.

Esta nota es para ayudarte a recuperar tu línea con la menor agonía posible. Así que presta mucha atención y ponte manos a la obra.

Conoce cuáles son los 5 consejos para bajar de peso y desintoxicar tu cuerpo:

1) Abstente

Aunque la idea de abstenerse de alcohol en enero se ha convertido en una costumbre regular para muchos bebedores, no hay mucha evidencia de que tenga beneficios a largo plazo.

Sin embargo, una investigación de la revista británica New Scientist ha dado algunas pistas interesantes al respecto.

En un estudio conjunto con la Escuela de Medicina de la universidad británica University College London, 10 periodistas de la revista se abstuvieron de tomar alcohol por un mes.

Todos registraron un 15% de reducción de grasa en el hígado, que causa una serie de enfermedades hepáticas, además de una reducción del nivel de colesterol y de glucosa en la sangre.

2) No subestimes a los superalimentos

Lo mejor es seguir una dieta basada en frutas, vegetales, pescados y carbohidratos no procesados.

Para muchos, estos superalimentos tienen el potencial de vaciar el cuerpo de sustancias químicas dañinas y mejorar la condición de la piel y del pelo, y lograr una cintura más adelgazada.

Si buscas perder peso y tener una vida más larga y saludable, la mejor opción sigue siendo una dieta balanceada y moderada. Mezclar aeróbicos con ejercicios para fortalecer los músculos es una de las mejores opciones para ejercitarse.

3) No pases tanto tiempo sentado

Pasar mucho tiempo sentado lleva a una menor expectativa de vida, según dicen los científicos. Aún cuando te ejercites regularmente, no permitas que la satisfacción de haber hecho tu rutina te lleve a la complacencia.

Un estudio encontró que la mitad de las mujeres que se ejercitan en realidad ganan peso, quizás porque sienten que hacer ejercicios les da licencia para mantenerse menos activas después de la rutina.

El hecho es que los ejercicios regulares, aunque buenos, no pueden por sí solos contrarrestar los efectos adversos de una vida sedentaria.

Sentarse por períodos largos, en vez de, por ejemplo, entretenerse haciendo cosas en el jardín, permite que se acumule glucosa y grasa en la sangre, y genera picos en la generación de insulina.

4) No seas puritano

Los expertos dicen que hay que permitirse ciertas indulgencias, porque la culpa puede llevar a que comamos más.

De alguna forma, nuestras resoluciones de principios de años constituyen un triunfo de la esperanza sobre la experiencia: sólo 8% de las personas cumplen sus propósitos.

Quizás es porque somos demasiado ambiciosos y nos juzgamos muy duramente cuando no logramos cumplir con esos estándares tan altos.

Los psicólogos señalan que la culpa puede tener un impacto en nuestra conducta y lleva a más tentaciones y a boicotear nuestras propias metas.

Mientras tanto, si disfrutas de la ocasional indulgencia, eso puede ayudarte a recargar tu capacidad de autocontrol.

De manera que aunque tengas intenciones de someterte a una rigurosa abstinencia, asegúrate de dejar espacio también para un poco de diversión.

(Visited 49 times, 1 visits today)
Escrito por Nutripractico
FacebookTwitterPinterestGoogle +Stumbleupon